El riesgo de pobreza en España supera el 27%

Cuando parecía que la crisis económica en España estaba llegando a su fin, vuelven a llegar malas noticias. A finales del año 2016, el riesgo de pobreza en España rozó el 28%, casi cuatro puntos por encima de la media europea, colocando a la nación española en séptimo lugar en la UE en cifras totales, y el tercer país si solo consideramos la temporada de crisis económica.

Para entender el concepto de riesgo de pobreza o exclusión social, debemos suponer tres situaciones: primero, cuando los ingresos están por debajo del umbral de pobreza de ese país; segundo, cuando esa persona se ve privada de medio para subsistir, ya sean alquileres, calefacción u otros medios de subsistencia básicos; tercero, cuando tanto esa persona como sus familiares están atravesando situaciones laborales difíciles (haber trabajado menos del 20% en el último año).

Según las últimas estadísticas europeas, el 23,4% de los europeos se encontraría en esta situación. No es una cifra trivial. Estaríamos hablando de que casi 1 de cada 4 personas estaría atravesando situaciones económicas extremas, rozando la pobreza. Con ingresos que apenas les permiten subsistir o mantener su nivel de vida. España, además, cuenta con casi el 28% de riesgo de pobreza, muy por encima de las economías fuertes de Europa como Finlandia (16%), Dinamarca (16,7%) y mucho más cerca de economías de “segunda clase” como Letonia (28,5%) o Croacia (28,5%).

De potencia económica a pobreza económica

España, la que fuese economía líder en el marco europeo antes del 2008 y considerada invitada especial a las reuniones del G8 en los tiempos de bonanza, tiene hoy a gran parte de su población jugando por la permanencia en condiciones económicas muy difíciles.