Brutal atentado contra la libertad de expresión

Daphne Caruana Galizia, periodista maltesa, ha sido asesinada al norte de la isla de Malta. Su muerte ha venido provocada por la explosión de una bomba lapa en su coche particular, según informaciones de la Polícia maltesa.

La periodista, de 53 años, había pasado a primera plana de la política nacional maltesa tras publicar en su blog personal algunos casos de corrupción de políticos de Malta. Hace unas semanas, la periodista acudió a las oficinas de la Policía para presentar denuncias por amenazas contra su persona que pretendían hacer que se detuviera en su persecución contra el crimen y la corrupción de su país.

 

Las últimas publicaciones de Caruana Galizia en su página web personal apuntaban a políticos de la oposición malteses, criticando su falta de valores y mostrando su desesperación con la falta de transparencia en el país y la lentitud de las leyes al acabar con la corrupción y los corruptos.

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, ha criticado y despreciado el atentado contra la periodista, calificando el ataque contra la libertad de prensa de “bárbaro” y “deleznable”. Joseph Muscat fue también foco de las críticas de la periodista asesinada hace unos meses, donde aseguraba que el primer ministro contaba con cuentas bancarias en paraísos fiscales. De cualquier manera, el máximo mandatario de Malta ha asegurado que no descansará hasta que se haya hecho justicia con el caso de Caruana Galizia.

La periodista había asegurado tener pruebas de la existencia de cuentas bancarias en paraísos fiscales de la mujer del primer ministro. Por su parte, Muscat y su mujer habían presentado denuncias contra la periodista, acusándola de difamación y calumnias, al mismo tiempo que negando todo tipo de acusaciones.

Reacciones en las redes sociales

Por otra parte, Antonio Tajani ha mostrado su repulsa al asesinado de Caruana Galizia y ha dicho que su persona y sus acciones nunca serán olvidadas.

“A pesar de las duras críticas de Caruana Galizia contra mi persona, tanto a nivel político como personal, nada ni nadie puede justificar este brutal acto“, ha asegurado el primer ministro Muscat.